Los tres pilares del bitcoin trading: volatilidad, scalping y CFDs

0
31

El criptomercado se parece cada vez más al camarote de los Hermanos Marx. En pleno ecuador de 2019, Coingecko registra más de 5000 criptomonedas y 300 exchanges. El número seguirá subiendo, con esas fluctuaciones tan alocadas de partos y defunciones de activos digitales. El oleaje de las criptos es digno de un naufragio a lo García Márquez, contra el que ni siquiera Zuckerberg tiene nada que hacer.

Si Libra se puede hundir antes de zarpar, cualquier cosa puede ocurrir en el universo de los criptoactivos. Pase lo que pase, siempre nos quedará París y Bitcoin, con su coqueto bulevar. De hecho, la madre de todas las criptos sigue siendo el referente del mercado digital, para alegría de Nakamoto y su patrimonio de un millón de BTC (o eso dice Google).

¿Por qué cambia el precio del BTC?

Sí, por mucho que se empeñen los fanáticos de Ripple en levantar la cotización del XRP, Bitcoin seguirá siendo la gallina de los huevos de oro del ciberespacio. Al menos, lo es para los traders que comprenden la montaña rusa que dibuja la cotización del BTC. La volatilidad del criptomercado es una variable que enamora y aterra a partes iguales, pero ¿por qué se mueve tanto el precio del bitcoin?

Para empezar, hablamos de un activo que no descansa y que está expuesto 24/7 a la prensa, tanto buena como mala. Eso, y que el criptomercado es prácticamente un bebé financiero, en comparación con mercados como el bursátil o el de divisas. Hay que añadir a la ecuación los movimientos masivos de bitcoins debido a motivos especulativos, más que a la disponibilidad o al uso real. 

Luego está la cuestión del minado, que afecta directamente al número de unidades que circulan y, por ende, al equilibrio entre la oferta y la demanda. Aunque también influye la capitalización de mercado, que incide profundamente en la percepción que los inversores tienen sobre el valor del bitcoin. Una apreciación que también se ve influenciada por la normalización progresiva del BTC, incluyendo su integración en plataformas de pago y su regularización.

Estrategias para operar con Bitcoin

El componente multifactorial de la cotización del BTC complica mucho las cosas a la hora de tradear. Pero una cosa está clara: el bitcoin es extremadamente volátil. De ahí que muchos traders desplieguen estrategias a corto plazo para sacarle partido. Esto no quiere decir que haya que descartar el largo plazo (que se lo digan a los bitcoinarios), pero ¿quién tiene dinero suficiente para comprar un buen puñado de BTCs, a miles de dólares la unidad, y dejarlos crecer?

El trading intradía funciona bastante bien, siguiendo las noticias del momento y escuchando a los indicadores con atención. Un patrón furtivo, una noticia de triple impacto, un pico de volatilidad y una operación pequeña. Tomar los beneficios (o asumir las pérdidas) y vuelta a empezar. Poniendo los stops en su sitio, el corazón sufre menos y hay más oportunidades a lo largo de la jornada.

Operar con CFDs sobre criptomonedas

El scalping es perfecto para sacarle partido a los movimientos del BTC, aunque no todos los perfiles son compatibles con este tipo de estrategias. Se requiere una dosis generosa de autocontrol, experiencia, formación y práctica para entrar y salir del mercado con la soltura de Pedro. Más aún si se hace bitcoin trading con CFD; que, siendo el BTC un activo tan volátil, es la mejor herramienta que se puede elegir.

Para operar con velocidad, dando zarpazos o cornadas según la dirección del viento, ningún instrumento supera la eficacia de los CFDs. Permiten ponerse en largo o en corto a golpe de clic, con un coste reducido, aunque con un extra de riesgo añadido que conviene no despreciar, (el 80% de los minoristas pierden dinero con los CFDs). Aunque, vista la peligrosidad de operar con un activo tan volátil, mediante estrategias cortoplacistas, controlar el riesgo asociado a los CFDs es relativamente fácil.

  • La naturaleza de los contratos por diferencia es ágil y bidireccional, pero soluciona además el problema de los minoristas a dos velas. Sin un capital astronómico, la única forma de cortar pedacitos del criptopastel es apalancarse y comprar paquetes relativamente reducidos de BTCs o de cualquier otra cripto de moda. Resumiendo: para pescar bitcoins hay que usar una caña preparada para la volatilidad, el scalping y los CFDs… y el riesgo extremo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here