Uno de los más grandes brokers de Israel ha desafiado a las advertencias del Banco Central y aboga porque hayan opciones de Bitcoin en el mercado de bolsa más grande del país.

Julien Assous comentó a la prensa local que “definitivamente hay espacio” para añadir mercados de futuros de Bitcoin en el TASE, el Tel-Aviv Stock Exchange.

Assous es el CEO de IBI Brokerage, también es director de una asociación no-bancaria compuesta de miembros del TASE.

En contraste a los comentarios del director de la Autoridad de Valores de Israel, Shmuel Hauser, quien esta semana dijo que “no permitiría” que las compañías de criptomonedas aparezcan en el TASE, Assous cree que Israel se beneficiaría de esto.

- PRÓXIMO CURSO -
Curso Online Intensivo - Trading de Criptomonedas

Es una oportunidad para el mercado local de acciones tome ventaja a nivel global, señaló. “Lo que es bueno para los mercados de bolsa de CME y CBOE, los cuales son los mercados de derivados más grandes (…) también es bueno para nuestro mercado de bolsa.”

Los diputados en contra

Los mercados de futuros de Bitcoin e instrumentos financieros afines están en el centro del escenario luego de Estados Unidos aprobase su puesta en marcha. Tanto CBOE como CME Group ofrecen los productos que han llamado mucho la atención de los inversores. Incluso desde Japón están interesados en añadir los mercados de futuros “tan pronto sea posible.”

Por otro lado, las autoridades de Israel no terminan de alcanzar consenso sobre el Bitcoin; los diputados y legisladores tienen una posición más conservadora al respecto.

Durante la conferencia de negocios Calcalist, Hauser comentó a los asistentes:

“Si tenemos una compañía cuyo principal negocio son las monedas digitales, no lo permitiríamos. Si ya está alistada, sus operaciones serían suspendidas.”

En una jugada similar a la jurisdicciones escépticas como Rusia y China, Israel anunció que emitiría una criptomoneda nacional, un proyecto llamado “Cripto-Shekel.”

Aunque los detalles son escasos, esta criptomoneda probablemente tenga un control estricto por parte del Banco Central, probablemente similar a lo que Rusia tiene intención de realizar.