Según informa el medio Reuters, “una de las más grandes brechas de seguridad en Asia” ha ocurrido en Malasia, luego de un grupo de hackers obtuviese acceso a los detalles de identidad de 46 millones de clientes. Estos incluyen “listas de números telefónicos, números de documento de identidad, direcciones de domicilio y datos de tarjeta SIM.”

Estos datos robados podrían perjudicar a casi toda la población de Malasia,” relató el director de tecnologías de la firma de ciberseguridad FireEye.

Ya con anterioridad se había presentado una situación similar luego de ataques similares ocurriesen a las firmas Equifax y Deloitte, siendo el caso de Equifax más impresionante debido a las pésimas medidas de seguridad de ellos.

El gobierno de Malasia se encuentra ahora en búsqueda de los responsables de estos ataques.

“Hemos identificado ciertas fuentes [que pudieron haber] filtrado [la información] y deberíamos de completar la investigación pronto,” dijo Salleh Said Keruak, ministro de Comunicación y Multimedios.

Distintos expertos de seguridad afirman que es posible que estos datos sean utilizados para realizar robos masivos de identidad.

Los datos robados fueron puestos en venta por una suma relativamente baja cuando se toma en cuenta lo crítica que es esta información. La información de identidad de casi todos los malayos está siendo vendida por 1 Bitcoin, alrededor de USD 7160 al cierre de edición.