Las oficinas de un mercado de ripple en Hamamatsu, en la Prefectura de Shizouka, fueron allanadas por la policía mientras buscaban al dueño de la compañía quien presuntamente quería apropiarse indebidamente de JPY 1,4 millones, equivalentes a USD 12.470, de los usuarios.

Yuki Takenaka, de 31 años y fundador y director de la compañía que operaba el mercado de Ripple, obtuvo estos fondos de uno de sus usuarios. La compañía que manejaba está al borde del colapso.

Es el primer arresto en Japón relacionado con la criptomoneda de Ripple. Takenaka admitió ser culpable de los cargos, según informes policiales.

Takenaka inició las operaciones de su mercado en mayo de 2014, pero empezó a ser mal visto luego de que los usuarios no fuesen capaces de retirar dinero o ponerse en contacto con él.

Publicidad

Bajo el extraño modelo de negocios de la compañía, esta colectaba el dinero de los usuarios a cambio de notas de deuda, las cuales eran necesarias para las transacciones de Ripple. Los usuarios podían intercambiar estas notas de deuda con Ripple o convertirlas en dinero fiat.

No obstante, se supo que Takenaka se hizo con JPY 10 millones de una docena de usuarios al decir falsamente que su compañía no cobraba comisiones.

Además, se están llevando a cabo investigaciones respecto a una supuesta emisión de notas de deudas ficticias, lo cual subiría la cifra de la estafa a aproximadamente JPY 120 millones.

Ripple

Ripple, como criptomoneda, es algo diferente a las demás, ya que la compañía busca convertir su ficha XRP a una moneda digital legítima para que sea usada dentro del sector bancario, y se sienten orgullosos de tener una criptomoneda centralizada.

La divisa de Ripple se usa usualmente para pagos internacionales y no puede ser usada para pagos particulares de mercancía.

Ripple quiere penetrar en el sector bancario y sus regulaciones, y aunque este incidente no tiene nada que ver con Ripple como moneda, sí demuestra que los mercados de criptomonedas son todavía tierra sin ley y que nadie se salva de los estafadores.