Portugal ha prohibido que se realicen pagos en efectivo por montos mayores a EUR 3000 como parte de una operación en contra de las transacciones anónimas.

Entre el nuevo paquete de reglas, las cuales entraron en vigencia el pasado 23 de agosto, está una multa de hasta EUR 9000 por realizar pagos que superen esta suma.

“Para los pagadores de impuestos no involucrados con negocios, el límite y la multa serán de EUR 10.000 y EUR 4.500 respectivamente. Los pagos de impuestos en efectivo por más de EUR 500 también están prohibidos.”

Estas restricciones en el manejo efectivo vienen luego de que tras varios años, España haya tomado decisiones similares en este contexto.

En la India también incrementaron los controles de dinero en efectivo. Australia planea dejar de usar el dinero en efectivo para el año 2022.

Publicidad

Mientras tanto, España redujo el monto máximo permitido en una transacción de efectivo desde EUR 2500 en 2012 a EUR 1000, una decisión similar a la tomada por Francias.

Alentando el uso del Bitcoin

Al mismo tiempo, el interés por el Bitcoin en ambos países está incrementando. España está contribuyendo más y más a la industria de Blockchain. En julio de este año, fueron instalados más de 4000 puntos de venta de Bitcoin en la nación hispana.

Mientras tanto, en Portugal sigue haciendo falta una respuesta oficial sobre el uso de las criptomonedas.

En Banco Central de Portugal emitió una advertencia en 2014 sobe las criptomonedas, pero hoy en día el panorama ha cambiado y Portugal no ha realizado nuevos anuncios.

Si de India se ha podido aprender algo es que cuando existen controles de efectivo, las monedas digitales entran en auge. Los corralitos financieros tienen como fin decirle a las personas cuando y cómo usar su dinero, cosa que no ocurre con las monedas digitales. Es probable que ante estas restricciones, la cantidad usuarios de criptomonedsa en estos países aumente, en búsqueda de alternativas.