El Banco Central de Rusia ha emitido un nuevo comunicado sobre los riesgos de las criptomonedas y los nuevos esquemas de financiamiento de ofertas iniciales de monedas (o Initial Coin Offerings, ICO).

El Banco de Rusia, según una nota publicada el día de ayer, aparentemente emitió la advertencia debido a la presencia mediática de tanto las ICOs como las criptomonedas dentro de la nación. Las ICOs son esquemas de financiamiento en los cuales son emitidas fichas para promover proyectos y recaudar fondos. Es tanto la popularidad de las ICOs en la nación euroasiática que incluso el presidente Vladimir Putin estaría organizando su propia ICO.

El comunicado señala los “altos riesgos” de comerciar con criptomonedas, así como participar en ICOs (descritas como “una manera de atraer los ciudadanos a las inversiones”).

El Banco Central añadió que, a este punto, no dará luz verde a ningún comercio de criptomonedas en cualquier canal oficial, ni tampoco aprobará el uso de la tecnología con propósitos de infraestructura. Al mismo tiempo, el Banco de Rusia no es el regulador financiero de la nación, ese es el papel de la Duma Estatal y el Ministerio de Finanzas.

El Banco de Rusia dijo (traducido):

“Debido a los altos riesgos de circulación y uso de las cripto-monedas, el Banco de Rusia considera prematuro admitir las cripto-monedas, así como cualquier instrumento financiero denominado o asociado con cripto-monedas, la circulación y uso en comercios organizados y en finiquito de pagos de transacciones de cripto-monedas a través de la infraestructura de liquidación de la Federación Rusia e instrumentos financieros derivados de los mismos.”

Publicidad

Estas declaraciones llegan a tan sólo un día luego de que China decidiese prohibir completamente las ICOs en su territorio y de admitir que habrá un control más severo de la criptoeconomía en los mercados.

Además, temprano en la mañana, las autoridades reguladoras de Hong Kong emitieron una advertencia similar sobre las ICO, resaltando que algunas fichas podrían ser consideradas valores, haciendo eco de las declaraciones dadas por las autoridades de Singapur, Canadá y los Estados Unidos hace unas semanas.