La minería de monedas digitales en Venezuela se ha convertido en una importante fuente de ingresos, país donde la hiperinflación azota el bolsillo de los venezolanos cada día, pero no sólo es una importante fuente de ingresos, también es un negocio peligroso el cual es perseguido por la policía y el único delito: usar mucha electricidad.

Ya que el Bolívar, la moneda local, esencialmente no vale nada debido a la inflación, los venezolanos han virado hacia las criptomonedas. La inflación hace que las criptomonedas sean muy lucrativas y también es una fuente de ingresos suficiente para mantener una familia. Según la CNBC, los venezolanos utilizan estos ingresos para poder adquirir bienes y productos básicos.

Desesperación

Un minero, quien decidió mantenerse anónimo ante posibles represalias del estado, se volvió un minero debido a que su salario de USD 43 al mes no le alcanzaba para mantener a su familia. Comenzó a minar utilizando computadoras del gobierno en su oficina, y eventualmente renunció a su trabajo y comenzó su operación de minería en su propia casa.

Otro minero que se encuentra ahora en Estados Unidos declaró que gracias a la minería no cayó en la pobreza en Venezuela. Dice que un sólo equipo de minería produce suficiente dinero para poder alimentar a una familia.

Publicidad

Otra mujer que tiene tres trabajos sostiene que la minería comprende el 80% de los USD 120 que percibe mensualmente. Dice que la minería le ha permitido mantenerse a sí misma y a su hija.

Una persona declaró que algunos venezolanos obtienen productos con sus criptomonedas a través del sitio purse.io, un sitio web donde usuarios realizan compras en amazon con descuento a cambio de criptomonedas.

El gobierno al asecho

Aunque la minería se ha convertido en una necesidad para muchos, también se ha convertido en una actividad peligrosa ya que la policía arresta a las personas que son sospechosas de “altos consumos eléctricos”. La electricidad en el país es subsidiada por el gobierno, lo cual mantiene los costos a un nivel muy bajo, pero el gobierno vigila muy de cerca los patrones de consumo eléctrico del venezolano.

En 2016, dos hombres fueron arrestados en Valencia bajo cargos de robo y contrabando. Desde entonces, los arrestos han incrementado. Un agente de la policía dijo que los acusados estaban abusando de los recursos sin justificación ni documentación. Según algunos usuarios de redes sociales, los mineros son acusados y arrestados por cargos de terrorismo, lavado de dinero y otros crímenes.

Un minero quien dice que llegó a hacer USD 20 minando Ethereum cuando el precio estaba en su mejor momento dice que vive con miedo de ser arrestado. Otro minero dijo que agentes de inteligencia se acercaron a su domicilio para preguntarle por qué estaba consumiendo tanta electricidad. Desde ese día decidió mudarse a otro domicilio.

Otra persona declaró que esconde su huella eléctrica al dividir su equipo de minería en distintas ubicaciones. Le paga a sus vecinos para usar su electricidad.

Joe Lubin, cofundador de Ethereum, dijo que las criptomonedas, a pesar de ser tan volátiles, son necesarias para sobrevivir en lugares donde las divisas locales han perdido todo el control.