El mercado de criptomonedas ShapeShift ha anunciado que dejará de prestar servicios a los residentes del estado de Washington debido a las regulaciones aprobadas por el Senado a través del proyecto de ley 5031. La compañía calificó la posición del estado como “poco ético, excesivo e irresponsable.”

Término de servicios

ShapeShift realizó el anuncio a través de una publicación en su blog, explicando que el estado habría creado regulaciones excesivas para operar de manera efectiva y proteger la información personal de los usuarios. La compañía no es la única en hacer esto, ya varias otros gigantes de la industria han abandonado el suelo de Washington por la misma regulación, entre ellos Bitstamp, Bitfinex y Poloniex.

Las nuevas reglas, las cuales entraron en rigor el pasado mes de julio, aplican leyes de transferencia de dinero a los operadores de monedas virtuales. Los mercados tales como ShapeShift se les requiere que apliquen para una licencia y que publiquen un bono de seguridad, un proceso que podría costar cientos de miles de dólares. La ley también requiere que los operadores de monedas virtuales obtengan y almacenen los datos personales de sus clientes, lo cual, dice ShapeShift, haría la información susceptible a un ataque por parte de hackers.

Según se aprecia en el anuncio de la compañía:

“Los reguladores estatales han tomado la posición de que la nueva ley, ‘Proyecto de ley del Senado 5031’, debería requerir una licencia para los proveedores de servicios de Blockchain que operan en el estado. Bajo esta interpretación de la ley, se nos requeriría pedir permiso a Washington antes de comprar y vender lo que es de nuestra propiedad por nuestra propia cuenta. Además, se nos requeriría gastar cientos de miles de dólares para mantener una licencia, sólo para extraer la información personal de nuestros usuarios y almacenar esa información para que los hackers la puedan robar.”

La compañía fustigó a los reguladores de Washington por haber tomado tal posición tan “irresponsable” sobe las monedas digitales:

“Creemos que la posición que los reguladores de Washington han tomado es poco ética, excesiva e irresponsable. No podemos esperar que la misma gente, y las mismas mentes, que diseñaron, construyeron, y promovieron el antiguo sistema financiero fiat hagan lo que hace falta para crear mejores alternativas.”

Publicidad

Las regulaciones de Washington son similares a la controvertida política BitLicence en Nueva York. Luego de ser aprobada en 2015, un número de negocios especializados en Bitcoin, incluyendo a ShapeShift, decidieron suspender sus servicios en el territorio de Nueva York, algo que fue llamado “El Gran Éxodo de Bitcoin” por el New York Business Journal.

En respuesta a un usuarios que dijo que era una “pena” que ShapeShift dejase el estado en vez de apegarse al proceso nuevo, el CEO de la empresa, Erik Voorhees señaló que la decisión fue realizada tomando en cuenta a los usuarios.

“No seremos extorsionados. Lo que nuestros usuarios merecen es poder tomar sus propias decisiones con sus propios bienes, no que venga un político y les diga con qué persona pueden realizar transacciones… Continuaremos protegiendo a nuestros usuarios creando sistemas más seguros que los del status quo; ese despreciable sistema bancario que los reguladores han promovido, diseñado y defendido de la competencia.”

“Ya que no podemos proveer de esa protección en el estado de Washington,” añadió Voorhees, “ya no seremos capaces de trabajar con sus ciudadanos.”