Una delegación del Banco Popular Chino ha realizado una visita por asuntos informativos a las compañías de Estados Unidos Coinbase y la sede de Ripple.

Según informó el medio de noticia locales, Sohu esta semana, la visita a diferentes empresas ubicadas en San Francisco era parte de una misión para comprender la metodología americana hacia la regulación de Blockchain.

“El Banco Popular Chino viajó con su delegación, con representantes de Instituto de Investigación de Nuevas Finanzas de Shanghái y el Centro de Investigación de Finanzas Digitales de la Universidad de Pekín, entre otros.”

“A través de una comunicación recíproca, los miembros de la delegación alcanzaron distintas e invaluables conclusiones [sobre regulaciones para fintech],” según informa Sohu.

Además de Coinbase y Ripple, la empresa Circle también recibió a la delegación oriental, junto con otras como Sofi y Prosper, ubicadas en el área de la Bahía de San Francisco.

Publicidad

El director del instituto de investigación monetaria y digital del Banco Popular Chino, Yao Qian, señaló que el “tema del dinero legal digital es significativo,” continua el medio explicando en el contexto de que las autoridades de China continúan sus esfuerzos para la emisión de una forma digital y centralizada de la moneda local China.

China actualmente se encuentra vigilando muy de cerca ciertos aspectos de la industria de Blockchain, específicamente las ICOs y las fichas que resultan de estas, las cuales podrían ser “suspendidas” si la investigación es “muy riesgosa” para los clientes.

Fuera del área gris 

Las presiones por el incierto ambiente de regulaciones para los proyectos que emitan monedas digitales en China ya se comienza a sentir.

NEO, un ecosistema de Blockchain el cual es llamado “el Ethereum chino” ha visto su cotización caer luego de un anuncio de la compañía en el cual informaba que no prestaría servicios a los usuarios de China.

“Debido a regulaciones muy estrictas en China respecto a las ICOs, hemos tenido que tomar la difícil decisión de prohibirle a los ciudadanos chinos participar en nuestra ICO. Sabemos que algunas personas estarán molestas y enfadadas, pero necesitamos proteger los intereses de Red Pulse, y el éxito a largo lazo de la plataforma. Creemos que esto también está entre los intereses de la comunidad a largo plazo, y esperamos que aquellos que nos apoyan entiendan esto.”

Anteriormente, algunos medios reportaban que en China se podría encarar hasta la pena de muerte por participar en la inversión o distribución de esquemas de financiamiento como las ICO que resultasen ser fraudulentas.

Por otro lado, en Estados Unidos la Comisión de Mercados y Valores ha decidido emitir suspensiones temporales a empresas que usen modelos de ICOs, advirtiendo al público en general que muchas de estas podrían estar utilizando las ICO para inflar los valores de sus acciones.