El actual presidente y director del Banco Nacional de Austria y miembro del Concejo de Bancos Centrales de Europa, Ewald Nowotny, no tiene una opinión positiva respecto al Bitcoin.

En una entrevista con el diario local Kleine Zeitung, se le preguntó al director qué pensaba sobre el reconocimiento legal del Bitcoin en Japón y su aceptación como un medio de pago, a esto Nowotny respondió:

“El Bitcoin no es una divisa. Le hace falta una cosa que las divisas buenas requieren: estabilidad. El Bitcoin es un instrumento especulativo.”

El director, en parte, tiene razón; las monedas digitales han presentado cierta volatilidad en las últimas semanas. Los valores de los mercados estuvieron en retroceso durante varios días debido al miedo que existe en los mercados sobre la posibilidad de que ocurra una bifurcación en la cadena de Bitcoin creando así dos monedas diferentes.

Publicidad

No obstante, en los últimos días se han registrado valores positivos en los mercados. Según informó el medio cryptocoinsnews, los mineros y las empresas llegaron a un consenso sobre la propuesta de mejora de Bitcoin 91 (Bitcoin Improvement Proposal 91, BIP91), lo cual llevará a la mejora del código con SegWit.

Personalmente, Nowotny no está completamente en contra de que exista un instrumento financiero descentralizado como lo son las monedas digitales, a esto comentó: “nosotros (el banco central) no lo prohibimos,” añadiendo también que los inversores deben saber en qué están invirtiendo a la hora de elegir una criptomoneda.

“En el pasado, han habido muchos casos donde tales cosas (referente a la volatilidad de las monedas digitales) estallan y eso puede tener efectos psicológicamente negativos,” dijo Nowotny. “Este es el peligro al que tememos, pero no voy a exagerarlo tampoco.”

Los comentarios de Nowotny tal vez sean también debido a que ahora se pueden adquirir monedas digitales como Dash, Bitcoin, Ether y Litecoin en más de 1800 oficinas de correspondencia en toda Austria. Esto gracias a una asociación entre la empresa de Bitcoin de Viena, Bitpanda y el servicio de correspondencia de Austria.