El gobierno de Corea del Sur emitirá permisos a las empresas de FinTech, incluyendo aquellas que ofrecen servicios de transferencias de dinero usando Bitcoin, para que puedan realizar transferencias internacionales de bajas sumas de dinero.

A partir del 15 de agosto, alrededor de 40 empresas de FinTech lanzarán servicios de transferencia de dinero internacional luego de recibir los permisos requeridos por el Servicio Supervisor Financiero, la agencia encargada de la regulación financiera en Corea del Sur. Según el medio de noticias local, Korea Herald, las sumas permitidas en una sola transferencia serán de USD 3.000 o menos. El límite anual para una sola cuenta será de hasta USD 20.000 a través de las empresas.

El gobierno de Corea del Sur desde mayo ha decidido reducir la cargar reguladora a las empresas de remesas o de transferencia de dinero. Hoy en día existen al menos 20 empresas que en Corea del Sur usan Bitcoin para ofrecer servicios de transferencia de divisas.

La Ley para las Transacciones de Moneda Extranjera sufrió una revisión la cual entró en vigor este mes. Las empresas de FinTech coreanas tendrán que tener un capital de hasta ₩1.000.000.000 (aproximadamente USD 882.000) en capital, una reducción de la antigua cifra requerida de más de ₩2.000.000.000 (USD 1.76 millones), para ofrecer transferencias de divisas en Corea. Cabe destacar que ninguna de las 20 compañías de remesas de Bitcoin fueron capaces de alcanzar ese criterio.

Publicidad

Los servicios de remesas financieros, a través de SWIFT, suelen tardar hasta 3 o 4 días hábiles para que el pago se finiquite y pueden llegar a tomar hasta 6% de comisión. Aunque otros sistemas como PayPal ofrecen servicios mucho más rápidos y en algunos casos con tarifas más bajas, un servicio de remesa de Bitcoin garantiza que las remesas lleguen el mismo día y a 1% o menos del coste de la transacción.

Las grandes ventajas que los servicios de remesas de Bitcoin ofrecen llevaron a que el gigante financiero Shinhan Bank lanzase su servicio de remesas de Bitcoin entre Corea y China a finales de 2016. El banco envía el dinero al mercado digital en Hong Kong, donde es convertido a Bitcoin, estos Bitcoins luego son enviados a un mercado de monedas digitales chino, donde son reconvertidos en moneda local para luego ser enviados a su destino.