¿Crees que los criminales son demasiado estúpidos para usar Bitcoin? Eso es lo que sugiere un informe de la Unión Europea del 4 de julio. No muchos lo ven así. Muchos gobiernos alrededor del mundo ven al Bitcoin y a las criptomonedas como un instrumento de lavado de dinero y financiación de bandas criminales.

Se puede leer en el documento de la Unión Europea lo siguiente: “Aunque [los criminales] tengan intenciones de usarlas [criptomonedas] debido a sus características (el anonimato, en específico), el nivel de capacidad es menor debido al conocimiento técnico requerido.” Este nivel “inferior” de capacidad de uso da entender que los criminales no comprenden bien cómo usar las criptomonedas y es tecnología que no entienden.

Usar Bitcoin requiere cierto nivel de experticia técnica

Luego de que el informe mencionase la baja incidencia de uso por parte de los criminales, añadió que grupos terroristas podrían intentar utilizar “monedas virtuales” como el Bitcoin para financiar algunas operaciones. El informe habla sobre cómo el nivel de anonimato de las monedas virtuales provee de un módico riesgo. Esto es suficiente para que células terroristas las consideren útiles. En otras palabras, aquellos cuyas intenciones sean violentas pueden utilizar estas monedas de manera secreta para financiar explosiones públicas u otras actividades. Actualmente parece poco posible considerando que la tecnología todavía está evolucionando constantemente, destacó el informe.

“No obstante es importante mencionar que al ser una tecnología en desarrollo la cual requiere de experticia en informática, las monedas virtuales no necesariamente son fáciles de usar y el número de transacciones [usadas por criminales] es muy bajo.”

Regulación en la UE

Publicidad

El informe señaló que el mayor miedo está centrado el estatus legal o normativo que posee el Bitcoin y otras monedas virtuales. El hecho de que estas criptomonedas no comprenden regulación alguna, significa que hay pocos mecanismos de información y rastreo desplegados. El informe concluyó destacando que ya que la transacciones sospechosas no pueden ser observadas, no entienden de fronteras terrestres, marítimas, son anónimas y no hay quien tenga la labor de reportar sobre actividad extraña a la Unidad de Inteligencia Financiera, el riesgo sobre la financiación del terrorismo se mantiene alto.

“El riesgo inherente es muy alto debido a las características de las monedas virtuales (internet, transfronterizas y anonimato). Finalmente, el sector no se encuentra actualmente lo suficientemente organizado para recibir guía o información relevante sobre posibles lavados de dinero. Esto lleva a que el nivel de las vulnerabilidades relacionadas con la financiación del terrorismo, pongan a las monedas virtuales en el nivel 3 y 4.”