La semana pasada, Ripple volvió a tomar el segundo lugar en CoinMarketCap, sin embargo, no por mucho tiempo. De hecho, Ethereum retomó su puesto otra vez.

Fue una demostración de la resistencia de Ethereum y su habilidad de mantenerse al mando. Anteriormente, no parecía siquiera que había alguna lucha por el segundo puesto de las criptomonedas.

Segundo Round

Sin embargo, cuando parecía que Ripple ya había abandonado la lucha y que no podría desplazar a Ethereum del segundo lugar que había ostentado durante años, ha retomado una vez más el segundo lugar.

Publicidad

A tempranas horas del día domingo, Ethereum cayó 1.81 % mientras que Ripple creció 5.26 %. Esto llevó a que Ripple se convirtiese en la segunda criptomoneda más valiosa.

La semana pasada, cuando Ripple tomó el segundo lugar en CoinMarketCap, algunos analistas afirmaron que el súbito crecimiento fue el resultado de un trato con un banco japonés.

También su actual crecimiento podría o no venir del anuncio de una vía entre Dash y Ripple. Más importante, muchos bancos están descubriendo lo prudente y eficiente que es usar la red de Ripple.

Batalla inminente

Todo indica que hay una guerra entre Ethereum y Ripple para ver quien se consolidará como la segunda criptomoneda más grande del mundo. Y no será una batalla fácil, dado que ninguna de ellas tiene una clara debilidad ante la otra.

Aunque se ve algo más complejo para Ripple ya que luego de superar a Ethereum por USD 200 millones en capitalización de mercado la semana pasada, Ethereum logró superar esta brecha y volvió a tomar el segundo lugar.

Si se trata de la posición, entonces Ethereum tendrá que seguirle mejor el paso. Ahora mismo, la brecha entre ambas es de exactamente USD 688 431 349 cuando hace unas horas apenas superaba los USD 100 millones,

Considerando el hecho de que muchas organizaciones e instituciones se están uniendo a la plataforma de Ethereum para servicios de contratos inteligentes, puede continuar creciendo a un ritmo rápido.

Del mismo modo, muchas instituciones financieras se están suscribiendo a la red de Ripple para poder acceder a sus características de transferencias rápidas y baratas.

Los atributos de ambas monedas las ponen en un escenario interesante, pero al final del día, es la comunidad de las criptomonedas la que realmente ganará.

Por ahora, tenemos un claro ganador, pero habrá que esperar a ver si podrá mantener este liderazgo.