El gobierno de Australia continúa con sus planes para resolver el problema de “impuesto doble” de las monedas digitales en el país.

El gobierno prometió hace más de un año resolver este problema, dado que los negocios de Australia están sujetos a impuestos por bienes y servicios por venta de bitcoins, así como también un impuesto extra al aceptar el bitcoin como pago. Es algo que ha sido criticado durante años por la comunidad de bitcoin del país, lo que culminó con el compromiso del años pasado.

De acuerdo con un comunicado publicado hoy, el gobierno está haciendo consultas al respecto con su grupo de asesoría sobre tecnología financiera, aunque advirtió que cualquier cambio dependería de las acciones a nivel provincial.

El documento, publicado hoy por el Ministro de Pequeños Negocios, Michael McCormack, detalla:

“Cualquier cambio al trato de bienes y servicios que se le da a las monedas digitales, dependerá de un acuerdo por parte del estado o territorio.”

Publicidad

En cuanto cuándo entrarán en vigor estos cambios, el gobierno no ofreció ninguna fecha firme.

En el documento, el gobierno también reiteró que el soporte que el gobierno de Australia da a la industria de las monedas digitales, mencionando que sus planes para regular a los mercados con estatutos de anti-lavado de dinero y procedimientos know-your-customer (KYC) ayudarán a que el sector crezca y se desarrolle más.

“El gobierno está comprometido en facilitar la innovación y crecimiento del sector de las monedas digitales y considera apropiado la aplicación de normativas anti-lavado de dinero y para evitar la financiación del terrorismo para facilitar este crecimiento,” según dice el comunicado.

Los hechos son la más reciente prueba del compromiso del gobierno de Australia en crear un ambiente apropiado para actividades con el bitcoin y demás redes de cadenas de bloques.

De hecho, el país ha visto un importante número de proyectos de cadenas de bloques en el último año, incluyendo una propuesta del Mercado de Valores de Australia (ASX) para explorar la tecnología (en asociación con la empresa del rubro Digital Asset Holdings) para usarla como un posible reemplazo para el existente sistema de liquidación de pagos.

ASX le comentó a los inversores esta semana que el proyecto “está en marcha”, y pretende tomar la decisión de si adoptar o no la tecnología completamente para final de año.