El Banco de Inglaterra (BoE, por sus siglas en inglés), uno de los primeros bancos en crear un grupo de investigación dedicado al desarrollo de la tecnología de cadenas de bloques, todavía cree que las cadenas de bloques tienen el potencial para ahorrarle a los bancos decenas de miles de millones de dólares en costos de operación.

Los bancos y otros proveedores de servicios dentro de la industria financiera continúan dependiendo de infraestructuras obsoletas e ineficientes para manejar operaciones financieras complejas.

Los procesos de pago, liquidación y compensación requieren de un grado alto de trabajo manual y de aprobación, lo cual, a menudo, resulta en retrasos significativos, transacciones perdidas y mal manejo en la liquidación de activos y contratos.

Tecnología transparente y segura

Los investigadores del Banco de Inglaterra perciben a la cadena de bloques como una tecnología inmutable, transparente y segura, la cual los bancos y la instituciones financieras pueden usar para el manejo de operaciones en un ecosistema autónomo.

Publicidad

Ya que las transacciones y la liquidación de bienes son registrados directamente en un libro de contaduría, la tecnología de las cadenas de bloques le permite a los bancos establecer una base de datos inalterable la cual puede ser actualizada en tiempo real para obtener un índice máximo de transparencia.

En la inauguración de la conferencia de tecnología financiera, llevada a cabo en Londres el 13 de abril, el director del banco, Mark Carney declaró:

“La liquidación de valores es el sector que requiere más innovación en particular. La típica cadena de liquidaciones envuelve a muchos intermediarios, lo que vuelve al proceso en un muy lento en comparación y también supone un gran riesgo dentro de las operaciones. La industria se ha propuesto a trabajar en conjunto para determinar cómo las DLT (distributed ledger technologies) puedan ser usadas para resolver estos inconvenientes.”

Eliminación de los intermediarios

Aunque los bancos también cuentan como intermediarios, estos dependen de una amplia rama de terceros que proveen servicios para el manejo y proceso de sus operaciones. La liquidación y compensación de un pago o de un bien puede involucrar múltiples intermediarios si es procesada como una transacción interbancaria o interfronteriza.

El Banco de Inglaterra, junto con otros bancos, incluyendo al Reserve Bank of Australia (el banco central de Australia) y el Banco Central de Corea del Sur, vislumbran una plataforma de cadenas de bloques donde muchos bancos puedan participar como miembros de una red para así poder liquidar transacciones y bienes en un ecosistema transparente. Al depender de un libro compartido, los bancos pueden fácilmente eliminar cualquier otro intermediario adicional que sea contactado para procesar liquidaciones complejas.

Durante su intervención, Carney también mencionó un informe del Banco Santander sobre la implicación que esta tecnología tiene sobre la banca mundial. El informe, el cual resaltaba la reducción de los costes de operación como un resultado de la implementación de la tecnología en la plataforma, menciona que la tecnología podría ahorrarle costos a los bancos en el rango desde los USD 15 mil millones hasta los USD 20 mil millones en un año.

Banco Santander y sus investigadores obtuvieron esta cifra al estudiar los costos reales que tienen los bancos al procesar transacciones transfronterizas, comercio de valores y pagos por cuestiones de regulaciones.

¿Qué tiene que hacer el Banco de Inglaterra?

Hoy en día, el Banco de Inglaterra y sus investigadores se encuentran interesados en el desarrollo de la tecnología y también involucrados en varios proyectos y grupos, incluyendo a Hyperledger.

Aparte de proyectos en conjunto, el BoE, junto con PwC presentó un concepto de plataforma en cadenas de bloques, esto con la intención de demostrar el potencial y la utilidad de la tecnología dentro de la industria financieras.

Para darle más protagonismo a la tecnología, el BoE y el resto de las autoridades financieras del gobierno de Reino Unido deben proveer normativas y marcos de trabajos claros para los bancos y los desarrolladores de cadenas de bloques. Si los obstáculos burocráticos son solventados, la industria de las cadenas de bloques verá incrementar su probabilidad de éxito.