“Eso es lo que sucede con bitcoin.  No deberías venir a Cancún y tomar una decisión que cambie todo el juego.”

Frente a un estancamiento en cuestiones críticas, el día dos de la Mesa Redonda de Satoshi vió una notable disminución en la participación, ya que el número de asistentes bajó gradualmente en la “desconferencia” famosa por su estado de sólo por invitación y presencia pública secreta.

Mientras que el día uno ofreció sesiones bien atendidas en una variedad de asuntos, el día dos vió relativamente menos asistencia de invitados para abrir nuevos caminos en algunos de los tópicos más amplios que enfrenta la red de $14,5 billones y reagruparse en torno a sus valores fundamentales.

Frente a las frustaciones debido a la falta de diversidad de participantes (no obstante este año hubo grandes mineros y ejecutivos de negocios), la mayoría de la conversación sirvió para galvanizar a los usuarios y tecnólogos al rededor de objetivos comunes, tales como, cómo la criptografía podría ser usada para proteger libertades personales y remover el poder de los gobiernos e instituciones.

El principal arquitecto de Blockstream Christopher Allen enmarcó la conversación como un retorno a lo básico, que también unió a un notable número de participantes visibles de la industria en un entorno que era quizás mas adecuado para la conversación civil.

Publicidad

Allen le dijo a CoinDesk:

“Me rehuso a usar la palabra reconciliación o compromiso, pero pienso que hay una apertura aqui. No vinimos con las respuestas perfectas, pero nos gustaría sanar las diferencias.”

Aún así, en las primeras sesiones del día, tensiones viejas parecían brotar a medida que los debates del pasado aparecían nuevamente.

Por ejemplo, sigue existiendo una división entre los partidarios y empresarios de la tecnología sobre cómo evaluar los desarrollos en ethereum, una cadena de bloques alternativa para contratos inteligentes que experimentó una división controversial el año pasado.

En otro momento, hubo una defensa entre los desarrolladores para dar prioridad a las formas de mantener el software básico de bitcoin sin cambios, a pesar de las presiones para una más agresiva resolución de problemas.

“Pienso que la filosofía de la gente de bitcoin ha sido, bitcoin es muy parecido a internet.  ¿Cómo tantas personas dirían que el internet no ha innovado? Cuando miras el protocolo, no ha innovado mucho en realidad.  Lo hacemos por partes”, dijo otro participante.

Las discusiones sirvieron de alguna manera para reforzar las divisiones entre negocios (atraidas por la agresiva solución del problema de ethereum) y los desarrolladores (que han mostrado preferencia por enfoques que enfatizan la conservación y seguridad).

Nosotros vs ellos

Sin embargo, frente a los desacuerdos técnicos, la unidad era a veces encontrada en la retórica que posicionaba a bitcoin como un vehículo capaz de chequear los potencialmente hostiles poderes mundiales.

Un ejecutivo de uno de los partidarios más importantes de la industria, por ejemplo, dió un discurso de apertura en el cual hablo extensamente acerca de sus discusiones con otras empresas.  “Tienes gente tan nerviosa,” dijo.

Tambíen hubo tiempo para el humor dirigido a algunas de las instituciones que han ido muy lejos como para anunciar juicios y pruebas de concepto usando la tecnología blockchain.

“No han internalizado mucho como ellos tienen que cambiar.  Se han presentado con un Ferrari y están insistiendo en colocar una cortadora de césped en el,” dijo.

Sin embargo, también hubo motivos para que los entusiastas de bitcoin se comprometieran con ciertos valores básicos, un argumento que fue hecho bajo el supuesto de que las presiones de influencias externas continuarán solo si la tecnología continúa creciendo.

Un invitado hizo hincapié en:

“Si hay una guerra u otro 11/9, habrá gente prominente en este espacio, habrán personas serias en esta habitación que se convertiran.”

Recortar la lista

Este argumento más tarde vió un color adicional en una sesión más técnica destinada a revisar el valor que cada característica de bitcoin brinda.

En la lista, dibujado en una pizarra, estaban tópicos que incluian gestión de fraude, finalidad de la transacción, transparencia opt-in y la ausencia de permisos.

Notable en la discusión fue que en los asistentes había una voluntad de priorizar las características que eran quizás menos obvias para los usuarios, una suposición llevada a cabo bajo la premisa de que tales desiciones de diseño se están haciendo por el bien de la mayoría.

“Pienso que a la mayoría de las personas no les importaría si termina como todas las cosas malas en un solo lugar.  Alguien encontraría que el peor de los casos es aceptable, porque mientras siga las reglas, se estará haciendo rico,” argumentó uno de los asistentes.

La discusión pasó a imaginar escenarios donde bitcoin podría existir plausiblemente, pero en formas que disminuyen las características que los asistentes creen que lo harían mas valioso.

Aún así,la conversación a veces se sentía como el retorto al cuadro uno en la forma en la que se trataba de imaginar como bitcoin mejor podría ser descrito de una manera que incorpore una nueva comprensión de la ciencia que soporte sus transacciones digitales distribuidas.

Un miembro de la audiencia comentó:

“No estamos tratando de redefinir bitcoin, estamos tratando de descubrir su definición.”

Sidechains considerados

Eso no quiere decir que la discusión no proporcionó avances.

En conversaciones, tecnológicos prominentes se veian altamente interesados en probar escenarios donde una cadena lateral, o una cadena de bloques con bitcoins vinculados a la cadena principal, podrían ser usados como una forma de extender la funcionalidad de la tecnología mientras se preserva su núcleo.

Bajo este escenario, la cadena de bloques de bitcoin podría teóricamente suportar una cadena de bloques separadas que tendría diferentes características, por ejemplo, un bloque con un límite de 8MB como se propuso por aquellos en la comunidad que están a favor de tácticas de escala mas agresivas.

La discusión se enfocó en dos proposiciones de cadenas laterales en particular, presentadas en meses recientes, aunque no se habían considerado como maneras potenciales de cumplir la escala.

Sin embargo, hubo conocimiento de que otros factores necesitaban ser refinados (tales como, cómo las cadenas laterales podrían volverse seguras).  También es notable la idea de que se podría requerir la adición de un nuevo código al protocolo de bitcoin por medio de un soft fork, lo que significa que los mineros aún tendrían que señalar la ayuda para la mejora.

Conceptualmente, sin embargo, la idea pareciera tener soporte, y un atractivo potencialmente alto.

Un asistente resumió la idea:

“La gente que quiere que las cosas se mantengan de igual manera pueden mantener todo.  Para la gente que quiere bloques más grandes, no tienen que programar un hard fork.”

(995) Fuente: http://www.coindesk.com/blocked-block-size-bitcoin-basics-satoshi-roundtable/

Imágen vía Pete Rizzo para CoinDesk.